domingo, septiembre 23, 2007

Entrando en el otoño

Y como si el Sol se sintiese culpable este año, tras un verano terroríficamente frío, lluvioso y nublado, estos dos últimos fines de semana (y sólo los fines de semana) ha hecho un tiempo espléndido. Y como si de una casualidad se tratase, he conseguido retratar el Sol en su despedida del verano, tal y como hice en la primavera (ver aquí). Las fotos sacadas en el mismo lugar, se ve como el Sol se esconde por un sitio diferente, aunque este atardecer no fue tan bonito ni esperanzador como el del inicio del verano. Llegan los meses negros y fríos de Bruselas, aunque también me traen buenos recuerdos, navidad, calorcito de casa, películas y música, familia... Brrrrr


El verano diciendonos "Hasta el año que viene..."


Comparar esta foto con la del verano aquí

Para los frikis como yo, Este día de cambio (23 de septiembre) el día es tan largo como la noche y los días cada vez son más cortos siendo el 23 de septiembre el día en el que el día (valga la rebundancia) se hace más corto que ayer en mayor cantidad, y a partir de hoy, los días serán más cortos pero cada vez de forma menos gradual, hasta la llegada del invierno en diciembre, momento en el que se frena por completo esta pérdida de horas de luz y los días comenzarán a ser más largos una vez más. ¿ups?

2 comentarios:

Martica dijo...

Han, sido bellos esos días. Extrañamente me han hecho sentir esos rayos de sol y su aire como si estuviera en el mes de noviembre en México: cielos azules, con un solecito timido para calentar pero muy agradables. Me estoy preparando mentalmente para este tiempo que se nos avecina: frío, nublado y días pequeños.... Besos y cuidate mucho.

marietta dijo...

llegando a casa y extrañando ya bruselas, el tiempo fue generoso conmigo, calor, terracitas, todo el mundo de buen humor y con el talante abierto de esa ciudad tan maravillosa abierta al mundo.
acabo de llegar y ya la echo de menos,y a sus gentes más.
un saludo