domingo, agosto 31, 2008

El verano se escapa entre las manos

Hoy es el último día de agosto, un agosto que ha sido calcado o incluso peor que los dos anteriores en Bruselas (en lo que al tiempo se refiere). Hemos tenido temperaturas moderadas tirando a frías, con días rondando los 10 grados y solo dos días llegando a los 25 (precisamente hoy ha sido uno de ellos), es decir, esto ha sido un delito...

Este mes me lo he pasado, al igual que los dos anteriores, trabajando y ahorrando días para viajar lo más posible y tener un largo descanso en navidades. Así podéis observar en uno de los bloques derechos del blog cómo ya he rellenado mi calendario hasta final de año, un final de año en el que se me presentan unas oportunidades y viajes muy interesantes que ya os iré contando aquí como siempre.

Las dos últimas semanas han sido bastante duras en el trabajo y probablemente he afrontado uno de los proyectos más interesantes que me haya encontrado hasta el día de hoy en la empresa, por fin un poco de acción aunque mi trabajo (creerme) sigue siendo un tanto aburrido, daba gusto levantarse de la cama y con ganas de ir al trabajo porque sabes que te espera un día interesante.

Bruselas a parte de darnos su lado más gris durante este último mes, también me ha dado uno de los mejores meses de lo que va de año a nivel social, me he echado un grupo de amigos muy interesante pero que como siempre les veré partir en el mes de septiembre. No importa, seguiremos adelante como cada día, mes y año, al acecho y a lo que caiga.

Y con todo se me va mi 26 verano entre las manos, un verano lleno de emociones, viajes cortos pero intensos, y en el que las mejores lecciones de la vida las he vuelto a aprender de mi familia a la que tan poco veo, algo que ellos no entenderán en estas palabras pero que quiero agradecer igualmente, les volveré a ver en menos de una semana, mi primer viaje en este último tramo de año y que vendrá acompañado de más de una decena de ellos.


Bruselas de noche
El centro de Bruselas lleno de turistas por las noches

Bruselas de noche
Esta calle situada al pie de la Grand Place es popularmente conocida aquí como la calle de las "pitas" (Rue du Marché aux Fromages), las pitas son lo que nosotros llamamos kebabs pero realizado por griegos en vez de turcos. En definitiba, comida "mala" o poco saludable, pero barata y sabrosa que atrae a la gente como la luz a las moscas (incluido a mi).

5 comentarios:

Martiux dijo...

Hola:

Pues dejame decirte que me encantan las pitas de PLAKA, y todo lo que venden ahí, es muy sabroso, del resto de los negocios no puedo decir pero de este si, me encanta ir allí de vez en cuando para comer o cenar es todo de muy buena cálidad.

Saludos y que bien que iras a tu casa, con tu familia dentro de poco.

Bultza dijo...

Cierto cierto, a mi me encantan las pitas, es una debilidad, es una comida muy poco sana (en general porque siempre depende de lo que escojas del menu) pero está tan buena que no puedes pasar sin comer

Anónimo dijo...

De las mejores pitas que he probado, en Rue du Bailli. Un griego pequeñito con el comedor en la parte de arriba.

Menos mal que con la vuelta a Bruselas me he obligado a no comer "porquerias". El cuerpo lo agradece.

P.D: Fueron imaginaciones mias, o pude verte el Lunes en el Piola Libri?

Bultza dijo...

hola anónimo, me dejas sorprendidísimo, no estuve en la Piola el Lunes, pero sí el sábado, creo que te has confundido de día. No había mucha gente así que igual te conozco de vista o igual no?

hasta otra

Anónimo dijo...

Yo quiero mucho la pita gyros samurai tambien! :D
Franky todo bien?