jueves, marzo 12, 2009

Licencia para disparar

Después de dejar que mis bolsillos dejasen de temblar por culpa de las navidades, me puse a buscar mi próximo capricho, una cámara réflex.

Llevo deseando hacerme con una cámara réflex desde hace unos 5 años. Por aquél entonces yo tenía una pequeña cámara compacta que permitía en modo manual hacer fotos de larga exposición, me consideraba el tío más afortunado del mundo y ¡era capaz de sacar fotos a las estrellas!, tal vez no muy buenas pero suficiente como para satisfacer mi propia conciencia.

Aquella noche de hace 5 años subí a un monte situado a no más de 100km de la ciudad de Valencia junto con otras 100 personas y unos 20 telescopios. La noche fue fría y sin nubes, combinación perfecta para la astronomía, veíamos la vía láctea impecablemente (algo que en Bélgica solo se puede conseguir desde las Ardenas). Yo que me creía el tío más listo del universo me puse a sacar fotos de las estrellas e intenté fotografiar la vía láctea infructuosamente, ni siquiera sobre una montura de telescopio.


Canon EOS
Primer plano de mi nueva arma

Por allí había un recién iniciado a la astronomía, un personaje que nunca había tenido el interés, o tal vez la posibilidad de mirar a través de un telescopio. En lo que el tío si era bueno era en fotografía, y como buen fotógrafo llevaba una cámara réflex. Me vio trasteando con la cámara y el telescopio, intentando sacar fotos y me pidió consejo, le dije que en modo manual quitase el flash y que intentase sacar fotos de 10 o 15 segundos de exposición y que de ahí fuese probando como iban saliendo. 5 minutos después se me cayeron los mocos, aquella cámara había sacado una foto impresionante de la vía láctea sin tan siquiera estar sobre una montura (en fotos de más de 10 segundos de exposición las estrellas salen movidas aunque la cámara esté sobre el trípode debido a la rotación de la tierra, para contrarrestar este efecto hay que usar una montura eléctrica de telescopio que siga a las estrellas, de esta forma las estrellas no saldrán movidas pero sí los objetos en la superficie). Aquella noche tomé nota de lo que era capaz de hacer una cámara réflex...


Canon EOS primera luz
Primera luz de la cámara. Los astrónomos llaman primera luz a la primera observación que hacen con un nuevo telescopio, no tiene porqué ser algo profesional, ni bonito, simplemente lo que salga. Yo pude resistirme a llegar a casa de mis padres y hacer la primera foto en el salón con la chimenea.

Dos años más tarde tuve un trabajo temporal de "grafista" en mi actual empresa durante un periodo de un mes, fue un trabajo en otro departamento, algo nuevo que probar. Como grafista que fui tuve que sacar varias fotos para crear algunas imágenes e iconos especiales, fue en aquél mes cuando que descubrí que sólo las cámaras réflex te dejan jugar con la profundidad de las imágenes (fondos desenfocados etc), yo no conseguía replicar algunos modelos que veía en Internet, claro... estaba usando mi cámara compacta.


Mi primer retrato
Mi primer retrato, Mintza, uno de los perros de mis padres.

Dos años más tarde y después de haber participado hasta en concursos que sorteaban cámaras réflex (horror reconocerlo, como me engaña mi banco), me he hecho con mi primera cámara réflex. Una Canon EOS que ya ha sacado unas 500 fotos, ¡la estoy machacando!.

Controlar el enfoque en estas cámaras es mucho más difícil de lo que esperaba, he tenido que tirar más de la mitad de las fotos que he sacado por esta razón, el lado bueno es que esto mismo te permite jugar mucho más con los enfoques y efectos de profundidad de lo que me imaginaba, ¡y eso que de momento sólo estoy usando el objetivo estándar 88-50mm!


Jone y el Carolino Bilbao
Aquí jugando con los desenfoques y profundidades, en la foto mi sobrina Jone y el Carolino rey de las fiestas de Bilbao el próximo verano.

Tengo ya varias curiosidades que me han pasado con la cámara en menos de 2 semanas. En una de ellas mientras Sarah sacaba fotos con la réflex familiarizándose con ella, vino un belga con otra réflex y le pidió que le sacase una foto con la réflex de él. Nunca en mi vida alguien me ha pedido o he visto pedir que le saquen una foto con una réflex! y supongo que es normal por dos razones, en una cámara réflex tienes que usar el visor para encuadrar la foto, algo de lo cual estamos ya muy desacostumbrados con las cámaras digitales, y estos bichos son demasiado grandes, engorrosos y caros como para dejarlos en manos de gente sin experiencia. De lo que no se dio cuenta el tío era de que Sarah era la primera vez que sacaba fotos con una cámara réflex :-D.

Por otro lado si vas con la réflex y con trípode por la noche, la gente tiende a pensar que eres un fotógrafo profesional, y eso te da muchas ventajas licencias en determinadas situaciones el ser humano sigue siendo un animal después de todo y se deja llevar por las apariencias, digamos que el resto de la gente intenta facilitarte, recomendarte y/o te permite el acceso a sitios que de otra forma no podrías ni imaginar, pero eso lo dejo para cuando tenga algo más de experiencia con la cámara que sólo llevo 3 semanas y de momento sólo han sido tal vez meras coincidencias.


Aimar Formula 1
Mi sobrino Aimar con año y medio conduciendo su primer coche, de aquí a la Formula 1 ;), el zoom de estas cámaras te permite sacar fotos de la gente a más distancia de forma que no interfieres en el medio y consigues expresiones mucho más naturales. Me pregunto si esta no será la solución para el principio de incertidumbre de Heisenberg

Ahora a buscar una academia para aprender un poco más.

8 comentarios:

dragonfly dijo...

Wow, que chulada de cámara! enhorabuena!

Haz muuchaasssss fotos!!!!!!!!!!!

Charlotte Harris dijo...

Pues es cierto que las fotos quedan mejro, pero aun no me siento preparada para dar el paso a la reflex.
Quizas dentro de 3 años, yo muestre la mia!

Comer, hablar, amar dijo...

Estamos a tu disposición para hacer de modelaje hispano bloggero el sábado ;-)

Ainhoa dijo...

Uy qué envidia!!! Yo también quiero una. Lo único malo es que son un poco "demasiado" grandes pero si alguna vez me quiero dar un caprichito, la única cosa que se me acurre es una cámara reflex, me encantaría tener una. Sigue enseñándonos tus fotos de vez en cuando vale? Y a pasarlo bien por Bilbao.

Héctor dijo...

A mi me encantan las reflex por aquello de poder darle tu punto de vista a las fotos. Eso si hay que tener más cuidado porque puedes tener que tirar muchas fotos, pero es el precio de la inexperiencia.

Lo malo que las veo es el tener que llevar esos armatostes en las vacaciones y que te señalan claramente como turista.

Disfrutala, yo algún dia daré tambien el paso!

Bultza dijo...

ramón, modelaje solo lo haría si participo ;) por desgracia no voy a estar :(

Y bueno, llevar la reflex de turismo es un buen engorro, demasiado grande y siempre pendiente de ella, sin embargo para la mayor parte del turismo iré con una compacta que me va de sobra, cuando quiera hacer fotos de verdad (que la mayoría de las veces no serán de turismo) entonces me llevo la.. las dos :-D.

Anónimo dijo...

Que susto me has dado cabrón!

Entre las dos últimas entradas que leí sobre los robos en bélgica al leer el título de ese post pensé en otra cosa... xD

Comer, hablar, amar dijo...

Lástima, porque acabo de recibir un paquete de camisetas de parte de Benito Castro (www.eventoblog.com) con las que vamos a estar monísimos ;-)

Reflex, reflex... ¿eso no es lo del bote de las lesiones? ¡Cómo jumea! ;-P