viernes, abril 10, 2009

Una vuelta a Amberes

Hace un par de semanas y aprovechando que parecía que la primavera finalmente se hacía hueco en este lado del mundo dimos por inaugurada la temporada de excursiones de este año y comenzamos por darnos una vuelta por Amberes, ciudad en la cual solo había estado una vez hace más de dos años.


Vuelta a Amberes
Una vuelta por a Amberes, de Bruselas a 30min en tren o 30min en coche.

Amberes se encuentra a menos de 50km al norte de Bruselas y es la segunda ciudad más grande de Bélgica. El nombre de Amberes no les dice nada a ningún belga así que en Bélgica hay que buscarla preguntando por Antwerpen en Flamenco, Anvers en francés y Antwerp en inglés, ejem, sí, alucinante, me pregunto de donde vendrá el nombre que le han puesto en castellano...

[voz de ultratumba on] Cuenta la leyenda que el nombre de Antwerp (Ant = brazo, werp = lanzar) vino de un gigante que habitaba en el puerto y que se ganaba su sueldo cobrando a los capitanes de los barcos por entrar al puerto, los que se negaban perdían su mano hasta que un heroico capitán le pagó con la misma moneda al gigante...[voz de ultratumba off]

La ciudad es casi tan grande como Bilbao (¿la segunda ciudad más grande del mundo?) y está situada junto al mar resguardada por una enorme y alargada bahía que ha facilitado enormemente la creación de gigantescos diques y un puerto industrial (como siempre horrible) pero que ha propiciado el crecimiento de la ciudad llegando a ser el puerto más importante del mundo en algunos momentos de su historia. Amberes sigue siendo una ciudad rica que mueve un gran mercado de joyas y productos de moda y por consiguiente, ver judíos con sus largas barbas y vestidos con sus atuendos negros y sombreros sevillanos (o eso se rumorea) está a la orden del día.

A nuestros ojos, Amberes resultó ser un Gante magnificado, o tal vez un Lovaina ultra agigantado, todas ciudades flamencas por excelencia. Pasear por sus calles fue muy gratificante, entramos en innumerables tiendas, nos paseamos por su centro histórico y su plaza mayor, la vida se siente y se huele, una ciudad pija que merece una visita. No se parece en casi nada a Bruselas, ni siquiera en el lenguaje, después de 3 años me sigue sorprendiendo enormemente entrar en ciudades en un mismo país que resulten visiblemente y culturalmente tan diferentes.

Como siempre unas imágenes del momento:


Grand Place de Amberes
La plaza mayor de Amberes (Grote Markt) y el ayuntamiento y las casas del siglo XVI. En el centro se ve una estatua del gigante de la leyenda

Catedral Amberes
Desde la plaza mayor se ve imponente la catedral Onze-Lieve-Vrouwekathedraal (la catedral de nuestra dama)

El gigante de Amberes
El tiempo comenzo a torcerse y el gigante hizo esta magnífica pose para mi cámara

Amberes
El gigante acabó por enfadarse conmigo de tanta foto y mandó al cielo cubrirse por completo, esta foto la sacamos desde el puerto hacia el centro. No he subido fotos del puerto, demasiado feas.

Castillo de Amberes
Al borde del mar se encuentra el castillo "la roca" Het Steen

De compras en Amberes
Finalmente la lluvia hizo acto de presencia pero la gente no se desanimó y continuó comprando de forma compulsiva, en la imagen no hace justicia a la zona porque es realmente preciosa, se trata de la calle Meir, calle de tiendas.

5 comentarios:

Charlotte Harris dijo...

Amberes es una ciudad preciosa la verdad!
Aun espero ir por una tercera vez!
Saludos!

Josel3 dijo...

No me cansaré de decirlo... Amberes, qué hermosa eres :D
El centro es precioso, pero a mí poco a poco me van gustando más los barrios, tienen mucho encanto y algunos son bastante bonitos también :)
Más te vale que ese finde yo no estuviera por estos lares, si no no te perdono el no avisar :P

El Santy dijo...

Lástima de nubes oye, se ve que podían haber salido unas fotos mu chulas si no fuera por las cochinas nubes.

Habrá que investigar entre los etimólogos de donde coñe pasaron el nombre a Amberes

Riccardo dijo...

Where is Antwerp??I have never heard of such a city... :D:D:D

Anónimo dijo...

Adoro Amberes, es una ciudad preciosa con una catedral que vigila tus pasos por donde quiera que estés. Me enamoré de ella hace dos años y repetiré visita.

Un saludo.