viernes, septiembre 18, 2009

El belguiquismo y sus contagios

Sarah necesitaba pinceles nuevos para seguir con su reciente hobby de pintura. Por suerte tenemos una tienda de artículos de arte en general a unos 200m de casa pero (siempre hay un pero en este país) los horarios son 100% belgas, es decir de 9 de la mañana a 6 de la tarde de lunes a viernes, no se puede ir si no es haciendo pira al trabajo.

Y así pasaron un par de meses hasta que Sarah se escapó un día del trabajo y nos fuimos directos a la tienda. Allí estaba el dueño sacando unas cajas y metiéndolas en una furgoneta ayudado por 2 o tres mujeres. Nos dice que está mudando la tienda a otro sitio pero que si en la tienda queda algo que nos interese podíamos comprarlo, le señalamos los pinceles del escaparate y la conversación no tuvo desperdicio alguno:

  • Queríamos unos pinceles como los del escaparate cuanto cuestan.
  • Vamos a ver...

Salimos todos a la calle y nos ponemos a mirar el escaparate

  • Cuestan X €uros pero va a ser imposible vendértelos
  • Ah, bueno.. qué pena, ya están vendidos?
  • No, el problema es que tengo varias cajas de la mudanza en frente del escaparate y no puedo acceder a ellos, porque no querrá usted que saque un martillo y rompa el cristal para vendértelos ¿no?

Y mientras decía esto hacía el gesto de golpear el escaparate. Yo me llevé las manos a la cabeza y agarré a Sarah para marcharnos de allí, Sarah como siempre muy educada.

  • No claro que no, como íbamos a querer que usted rompa el escaparate...

En cualquier otro país hubiesen levantado y puesto patas arriba una tienda en la misma situación, a los belgas les da igual y no moverán un solo dedo por ti, siempre responden con un "no es mi problema". Y sí, sé que está mal generalizar, siempre hay excepciones y habrá miles de ellas, pero por norma general los belgas son así y yo estoy enfadado con ellos hoy.

Desde hace dos semanas al salir del trabajo paso por delante del escaparate y los pinceles siguen allí. Me hacen el camino a casa ameno porque mi imaginación me teletransporta a un universo paralelo en el que ya ha anochecido y me acerco a la tienda con un martillo a romper el escaparate, cojo los pinceles y les dejo en un sobre el dinero que cuestan los pinceles, ni un céntimo de más claro, que la propina no se la merecen. Y entonces me doy cuenta de que ya he llegado a la puerta de mi casa y estoy babeando...

Hace dos días me enteré que yo y un amigo nos habíamos quedado sin las clases belgas de fotografía y que nos habían hecho perder el tiempo. Se portaron bastante mal con nosotros y la contestación de ellos fue la esperada "no es mi problema". Mi amigo es profesor de italiano en Bélgica, lleva tanto tiempo como yo viviendo en este país, pero ha tenido la desgracia de tratar mucho más con ellos, me dijo: "por favor, haz lo que quieras pero no dejes que se te pegue ese belguiquismo pasotismo porque es muy contagioso."

PD: Lo siento por todos mis amigos belgas...

8 comentarios:

Иbah dijo...

No te enfades :)

Al final hay que llegar -pienso- a la observación neutra, aséptica y curiosa de los entomólogos...

Saludos

(ektwp) dijo...

Toda la razón. Son así, nunca hacen más de lo que "deben" hacer, los favores apenas existen y es muy raro ver a alguien salirse de la linea marcada.
Si en algún sitio, bar, tienda, se confunden, nunca tendrán un detalle con el cliente, es que eso no existe, las cosas son como son y nunca hay que hacer más.

Y si, eso a mi tambien me cabrea.

Julio dijo...

Estuve en Bélgica hace tiempo, alquilamos una casa con Interhome y todo fué muy bien, el único problema lo tuvimos en Bruselas, cuando pasamos por una especie de "Casa de España", vimos los carteles con mapas de España y lo comentamos. A los pocos segundos salió un tipo y se puso a decirnos (en español) barbaridades, al principio pensé que estaba de guasa y le seguí la broma. Luego me dí cuenta que estaba en serio. Supongo que era una de esas víctimas del bengiquismo, o sencillamente un tipo amargado.

Lylla dijo...

Otro detalle bastante ridiculo: el tio de la tienda de arte ha declarado que la "mision pinceles" era "très impossible" o sea "muy imposible"..?!!
Menos mal que con buena voluntad tmb en esa ocasiòn hemos utilizado nuestros recursos y..Hemos encontrado una tienda mucho mejor!!! Y - por supuesto - no importa que estemos viviendo aqui'en Bruselas buena parte de nuestra cotidianidad, nunca nos "beligisaremos" ;)

Иbah dijo...

Sigo dándoles vueltas al asunto este, y, a la espera de que contemple in situ y estrictu sensu :p el microcosmos belga... tengo que decir que los españoles llegamos a unos niveles de cabronez disfrazada -eso sí- con todo el salero, la grasia, la buena comida y la buena bebida que tu quieras, pero cabronez al fin y al cabo, a unos niveles digo, interestelares (es que estos días he visto parte de la saga de Star Trek y me ha venido al pelo).

Y para que conste, firmo la presente, en el día de la fecha, a los efectos oportunos. ;)

Saludos

dragonfly dijo...

Creo que esa "enfermedad" no existe solo en Bélgica. Y es bastante contagiosa

La Petite en Belgique dijo...

A mi los belgas empezaron a no gustarme cuando... empecé a conocerlos. Es triste pero es la realidad.

PabloElFlamenco dijo...

Un razon que nunca me pongo flamenco con esos belquiquismos es que ya lo soy.

¡Nah!

¡Que les vaya bien!

Pablo