lunes, enero 25, 2010

Manos de plata

La suerte no ha estado de mi lado últimamente. Normalmente se podría decir que de mis manos salen más cosas arregladas de las que entran. Sin embargo desde mediados del mes de diciembre alguien me ha colgado el San Benito.

Lo primero que me falló fue un ordenador HP (al que le había apodado Mizar) con una antigüedad de año y medio, es decir, semi nuevo (Ya hablé de esto hace un mes). Aprovechando que en navidades estaba en Bilbao me fui a visitar la tienda PC City, donde lo había comprado originalmente. Allí me dijeron que me leyese la letra pequeña de la garantía, siendo el segundo año de garantía iba a necesitar un peritaje y probablemente ir a juicio en donde tengo que demostrar que el equipo no ha muerto por un mal uso, en otras palabras, que me jodiese y les comprase un ordenador nuevo. Bravo por los engañadores de PC City. Por casualidades de la vida, tengo un historial completo de las temperaturas de Mizar en donde se ven que las temperaturas son excesivamente altas (es una copia del script BITE de Franky). Quería ponerme duro y luchar contra el sistema, ¿porqué no? Tengo pruebas, tengo ganas... y de la noche a la mañana esas ganas desaparecieron, ahora veréis porqué.

En paralelo (multitasking), entre mi hermana y yo decidimos hacerle un regalo friki a mi aita por navidad. Iba a ser un reloj binario de esos que miras a la esfera y nadie entiende qué es lo que va a salir de allí. Lo compré por eBay y como no era mi mes resulta que estaban fuera de stock, las fechas que me daban eran demasiado justas y no quería jugármela. Hice de tripas corazón y me devolvieron el dinero. Se lo compré a otro vendedor por 10€ más que me aseguraba que sí que lo tenía en stock.

El reloj salió de Alemania el día 10 de diciembre y el día 12 estaba en Bilbao, sin embargo Seur es Seur y no encontraron mi casa... lo devolvieron a Alemania. Les llamé y dos semanas más tarde el reloj volvió a Bilbao (ya se había pasado la fecha de navidad). Una vez más (esta vez por error en la política de tracking de Seur y DPD) el reloj volvió a Alemania. El reloj tampoco llegó a tiempo para reyes... Bravo para los zoquetes de Seur Y DPD.

Mientras planeaba como orientar mi reclamación a PC City me compré un ordenador en una tienda online, estaba a disgusto con Mizar y me temía que no iba a poder usar mi ordenador por un largo periodo, si en PC City me lo arreglaban sin rechistar lo vendería más tarde y así financiarme parte del nuevo ordenador. Un ordenador nuevo y reluciente llegó a casa una semana después pero llegó con la tarjeta WiFi defectuosa. Hice la pertinente reclamación a la tienda pero me ignoraron completamente, les llamé y me colgaron el teléfono mientras intentaba hacer que me explicasen porqué no me dejaban devolver un producto defectuoso. Ya hablaré de esto en otro post pues tiene mucha tela. Se pasan la ley de "venta a distancia" por... Todo un calvario. Tengo este segundo ordenador parado igualmente y con dudas de si comprarme un tercero o qué hacer. Mientras tanto sobrevivo con el portátil de la empresa pero empiezo a cansarme de tener que cargar con él a diario y no tener un sitio donde descargar las fotos. (El pc del trabajo solo tiene 64G de disco duro y no quiero comprarme nada más, osease, memorias externas). Bravo para los ... señores de esta tienda... (tranquilos que lo explicaré uno de estos días).

Con todos estos desastres me volví a Bruselas después de Navidad. Como vine en coche aproveché a comprarme un teclado inalámbrico en el Media Mark de Bilbao (Barakaldo) por 25€ y así no tener que lidiar con los extraños teclados belga-franceses. Una vez ya en Bruselas, resignado y sin ordenador "principal" en casa abrí el paquete del teclado que no lo había abierto desde que lo compré ya 3 semanas antes en Bilbao. Mientras lo abría noté algo raro en la tapa, "Solo faltaría que tú tampoco..."...

Abrí el paquete y me di cuenta de que esa caja ya había sido abierta anteriormente. Las pilas ya estaban dentro del teclado y tenía el led de batería baja encendido. Se me erizaron los pelos, bueno, al menos no parecía estar roto. Le cambié las pilas y el teclado por supuesto tampoco funcionaba, el usb inalámbrico simplemente no se sincronizaban. Ese día perdí la esperanza. Me lié a porrazos con el teclado por desesperación, rabia, odio, debería haberlo cambiado en MediaMark diréis. Es posible... pero eso conllevaba llevarme un teclado enorme en la maleta en mi próximo finde que debería ser de relax en Bilbao, eso vale más de 25€. Además de que para esas fechas ya habrán pasado más de dos meses desde la fecha de la compra. Me desahogué con el teclado, varias tardes más adelante, lo desmonté, lo pisé y Epi se apuntó conmigo, por suerte Sarah no estaba en casa para ver el estropicio.

Al examinar las piezas ya rotas, las circuiterías del teclado y del ratón tenían el mismo número de serie, el conector usb tenía uno diferente. Vamos, que me habían intercambiado el conector inalámbrico. Bravo por poca profesionalidad de Media Mark. Yo sí soy tonto. 25 Euros a la basura.


Epi asesino
¿Será un montaje? Epi!, pero qué narices has hecho!!

Una vez más en paralelo, a Sarah le compré un bluetooth nano estas navidades. Como cabía esperar, al conectar el nuevo bluetooth y tirar el viejo (enorme y con muy poca cobertura), Windows Vista se volvió loco, debí de cometer el error de seguir las instrucciones que venían con el bluetooth. Al intentar instalarlo Windows se llenaba de errores con conflictos que ni desinstalando y limpiando el registro conseguían solucionarse. Tío Google tampoco me dio ninguna solución. Tuve que perder una tarde entera para volver a reinstalarle el Windows Vista a Sarah. Bravo por los incompetentes de Microsoft y Broadcom. (Para los más frikis, el error tenía que ver con que el anterior bluetooth no se desinstaló correctamente y al instalar el nuevo daba un error tipo "No se pueden instalar dos servicios Audio Bluetooth con el mismo nombre").

Al día siguiente había programado abrir a Franky y hacerle la operación de la que hablé la semana pasada. Me dije a mi mismo que la mala suerte no existe, así que me fui a buscarla. Abrí a Franky y... tras la operación Franky no resucitó. ¡Tres ordenadores muertos en un mes! Sentí vacío bajo mis pies. Bravo por el cazurro de mi.

Resignado empecé a desmontar mi otro EEEPC (Alcor) para sustituir a Franky. La rabia acumulada no me dejaba hacer las cosas con precisión. Franky todavía se encontraba con las tripas abiertas, olor a estaño, todo el estudio lleno de trozos de cable.Decidí irme a comer algo fuera y relajarme, ahogar mis penas. Acabé visitando los lagos helados del parque Leopold y comiendo un bocadillo de pavo a 5 grados bajo cero. Cuando volví a casa, antes de enterrar a Franky volví a pulsar el botón de encendido, y Franky revivió.

Todavía no me explico porqué Franky no se encendía. Antes de encenderlo por primera vez había comprobado que no había cortocircuitos en la alimentación, pues he visto en los foros muchos que han reventado sus EEEPCs por la tontería de no comprobar los cortocircuitos. Sospecho sin embargo que alguna viruta de cable (al pelarlos) debió de caer en la placa base y cortocircuitar algo. Después de esta resurrección recomprobé todos los cables, lo desmonté todo y lo volví a asegurar todo lo mejor que pude. Desde entonces he enchufado y desenchufado, reiniciado y apagado a Franky tropecientas veces (sesión de fotos, reinstalarlo en su sitio...) y no parece que le queden secuelas de su viaje con los muertos.

El reloj binario de mi Aita llegó la semana pasada, justo a tiempo para su cumpleaños en octubre. Empiezo a ver la luz... creo... pero yo sigo sin ordenador en casa.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues nada miralo del lado positivo, si se aprende de los errores tu seras Emerito Profesor para estas horas por lo menos....Bromas aparte Aitor, yo creo que te has topado con lo mejor de nuestro pais, que en mi opinion es el "Servicio Postventa", nosotros en España, no sabemos ni como se escribe esto, por que simplemente no lo utilizamos, espero que en un futuro cambie, pero especialmente en la web, si tienes un problema con una pagina Española, preparate para que pasen de ti Olimpicamente, somos los mejores...yo por eso las evito.
Calma vendran tiempos mejores.
Javier
Londres

dragonfly dijo...

Si te sirve de consuelo, la sensación de "todo lo que toco lo rompo" yo también la he tenido. Me cargué 3 flexos en 2 años, si, un flexo que es el mecanismo del asa de un cubo, eran halógenos y tenían en la base un pequeño transformador, que supongo fue lo que murió :S

Espero que pronto te cambien ese ordenador con la wifi defectuosa! Franky es toda una obra de arte tecnológica, me encanta!

Bultza dijo...

Javi, esta vez todas esas desgracias han ocurrido en páginas o tiendas españolas... Un ordenador portatil lo necesito con teclado en castellano si no me lo hubiese comprado más cerca. Efectivamente uno se queda increiblemente solo, se aprovechan de lo mucho que cuesta poner una denuncia etc.

Dragonfly, muchas gracias ;). Yo tampoco soy muy afortunado con los flexos, aunque en Bruselas de omento no me han dado problemas

Иван dijo...

Qué te iba yo a decir... No has dejado vivo ni al conserje, jajaja.

Por cierto, yo soy ex empleado de... Pc City.. :p

Saludos

Ramón dijo...

Vaya mala pata. Gracias por el aviso de la letra pequeña de PC City.

Aquí tienes una historia (en francés) sobre carteros piratas, pero creo que es en Louvain la Neuve. De todas formas puedes ver que no eres el único.

Un abrazo