martes, diciembre 18, 2007

Cómo robar una bicicleta

El pasado jueves el candado de la bicicleta de Sarah se quedó congelado. El mismo jueves por la tarde me pasé con un mechero para intentar calentarlo y abrirlo pero lo único que conseguí es que después de 10 minutos una vecina me echase de allí gritando que esa no era mi bicicleta.


La bici bloqueada para siempre en la señal

Tras varios intentos más durante los siguientes días nos dimos por vencidos. El candado se había completamente bloqueado y no había forma de abrirlo ni poniendolo al rojo vivo. ¿Cómo recuperarías tu la bici en estas condiciones?

Tras una breve inspección el candado no estaba muy bien puesto y la señal sobre la cual estaba amarrada era muy fácil de desmontar. Así que el domingo por el mediodía, con un grado bajo cero en la calle y sin nada más que hacer me cargué la mochila con un montón de herramientas y el teléfono de la policía.


Los paneles parecen tremendamente fáciles de desmontar

La idea era desmontar la señal y sacar la bici con el candado puesto. Sin embargo sospechaba que los vecinos se iban a enfadar si me ponía a desmontar una señal así que llamé a la policía para ponerles en sobre aviso. Para mi sorpresa la policía belga en vez de intentar ayudar o dar consejos tras una conversación de 2 minutos nos colgaron el teléfono entre risas... Sus risas claro porque el cabreo que agarramos nosotros fue de los buenos, no nos dieron permiso a tocar la señal, o mejor dicho, nos prohibieron tocar la señal y después nos colgaron el teléfono.

Mi gozo en un pozo, intenté sacar la bici por arriba sin soltar las señales pero faltaba un centímetro de cable para que entrase el candado... El candado es como el que se ve mucho en motos, un candado bastante gordo, metálico y pesado.


Yo intentando sacar la bici sin desmontar la señal. Si el candado hubiese sido un par de centímetros más largo lo hubiese conseguido

¿Y qué hacer? De la rabia acumulada con los belgas (porque estos últimos meses lo único que han hecho ha sido sacarme dinero y no ayudar en nada) cogí el martillo que llevaba en la mochila y me puse a golpear el candado con todas mis fuerzas. Para mi sorpresa empezó a ceder con bastante facilidad.


Estado del candado tras 2 minutos de golpeos

El candado estaba formado por 3 capas, la primera de plástico semitransparente que sirve de protección contra el agua, otra capa metálica articulable y hueca en el centro que da sensación de robustez y protección contra tenazas, y una tercera que son hilos metálicos trenzados.

A los 5 minutos golpeando me había deshecho de las primeras 2 capas y ya tenía los hilos a la vista. Del ruido los vecinos empezaron a congregarse a mi alrededor y a pedirme demostraciones de que la bici era mía (enséñame las llaves, cómo sabemos que es tuya, no golpees contra el suelo que rompes las piedras...), y a medida que pasaba el tiempo y más gente iba viniendo las frases empezaron a cambiar por (ahora entiendo que la bici llevaba meses aquí amarrada (llevaba sólo 4 días), mejor si le das por la parte de la cerradura, mejor si le das con un cincel, mejor si engrasas la cerradura...)


Yo robando mi propia bici bajo la atenta mirada de los vecinos sin mejores cosas que hacer un domingo

Me hicieron golpear contra la propia cerradura y tampoco funcionaba. Tras 20 minutos golpeando a diestro y siniestro contra la cerradura, el borde de la cerradura, mis dedos, las piedras y la señal, los vecinos empezaron a perder el interés por mi poco éxito y decidí volver al punto donde más éxito había tenido desde el principio. Tras golpear la tercera capa (los hilos trenzados) con el pico del martillo conseguí liberar la bici en 2 minutos.


Este es el momento en el que conseguí soltar el candado. Después de 30 minutos dando al martillo ya no tenía frío a pesar de estar en bajo cero.

Si los vecinos no hubiesen venido a molestar hubiese podido sacar la bici en menos de 10 minutos.

Y si llevo un cincel, un poco de experiencia y un poco de adrenalina conmigo probablemente el candado podría salir en menos de 60 segundos. Esto es como para reflexionarlo un poco porque este candado era de los más seguros y robustos y caros que he encontrado en Bruselas. Por otro lado si el candado está bien puesto y no hay forma de apoyarlo contra el suelo, el martillo y el cincel no sirven para nada sin el punto de apoyo. Un punto más para ponérselo un poco más difícil a los ladrones que ahora entiendo que esto es un negocio muy rentable y fácil para ellos.... :-(


El candado roto.


Detalle de las capas del candado.

PD: Ahora ya sabéis cómo robar bicis...

4 comentarios:

OveJota dijo...

Joder Aitor, ¡menudo maleante!

No se como te pasan tantas cosas curiosas. Será la ciudad. O quizás que te mueves mucho. Debe ser eso :D

Congrats!

PS: sigo con la armónica poco a poco, pero *MUY* poco a poco, aunque al menos se que no es imposible de tocar cuatro chuminadas :D

mellennio dijo...

me he cagado de risa, con esta nueva aventura de superAitor. Oye, cuando nos vemos? Espero antes q llegue el ano nuevo... 2009!!! un abrazo y "tanti auguri"

Anónimo dijo...

verguenza

Anónimo dijo...

Con uno de los mejores candados tardé como 30 sec golpeando a la parte del cerrojo con una piedra gorda para recuperar la bici que me habían robado.
No robo, recupero XD